¿Cuándo embotellar un vino?

El arte de la elaboración del vino: qbotella de vino de gallina

Los amantes de esta bebida saben lo importante que es conocer el momento perfecto cuando embotellar vino y que garantiza sus cualidades futuras.

En busca de tradiciones

“El vino es poesía embotellada”, dijo Robert Louis Stevenson con gran sabiduría. Y, como la poesía, para poder hacer vibrar el alma es vital elegir bien el momento cuando embotellar vino. No se trata solo de creencias populares tu odias tradiciones. Las reglas que se deben seguir son muy importantes para poder obtener vinos de calidad con extraordinarias características organolépticas. El hecho de que enólogos de todo el mundo embotellen sus vinos al mismo tiempo es una prueba más de que estas recomendaciones no solo son teóricas, sino que tienen una sólida base empírica, probada por siglos y siglos de práctica. Ya sean grandes productores profesionales o simples entusiastas que aman crear su propio vino mezclando varios tipos de uvas, la elección del mejor momento para embotellar vino nunca se deja al azar.

Como, cuando y por que

El vino es una bebida que no deja de sorprender. Por ahora, sus efectos beneficiosos, tanto físicos como mentales, han sido ampliamente demostrados. Beberlo en las cantidades adecuadas, mejora considerablemente nuestra salud y bienestar. Muchos lo consideran un verdadero elixir de vida y lo aprecian por sus características. Para obtener un vino bueno y de calidad, se deben respetar todas las normas y consejos de los expertos. La elaboración del vino es un ritual, que parte de la vid y el racimo, pasa por la vendimia, culmina con el embotellado y finaliza con el momento de la degustación en la mesa.

Nuestros antepasados ​​sabían cuándo cosechar la uva, cómo producir el mosto, cuánto tiempo dejarlo reposar en toneles de madera y cuando embotellar vino. Su conocimiento, también confirmado por ciencia, han sido celosamente conservados y transmitidos de padres a hijos, llegando hasta nosotros y permitiéndonos producir vinos de excelente calidad. En cuanto al embotellado, la primera regla dice no hacer nunca esta operación en días de viento, tanto porque un exceso de oxígeno comprometería sus cualidades como porque varios olores y sabores podrían mezclarse con el preciado líquido. No se recomienda hacer esto incluso en tiempos de luna nueva. Las cosas cambian con la luna creciente.

En el primer trimestre se pueden embotellar los vinos espumosos, mientras que en el segundo, los destinados a una mayor conservación y crianza. En cuanto a la luna llena, todos coinciden en que es el mejor momento para embotellar vino. En el vino existen algunos microorganismos que pueden activar y arruinar su sabor. Por este motivo, se recomienda especialmente el embotellado en primavera, durante la primera luna nueva. Debes elegir los días de finales de febrero y principios de marzo si quieres obtener un vino destinado al consumo inmediato (dentro de un año) o los de septiembre, si el vino está destinado a la crianza. Para los vinos que necesitan envejecer durante más de dos años, cualquier día soleado, no demasiado frío y sin viento puede ser bueno para el embotellado.

Entender mejor por qué seguir las fases de la luna cuando embotellar vino

Se dice que la luna tiene una gran influencia en convertir el simple jugo de uva en la bebida fina que todos conocen. Yendo más allá del tradiciones y el creencias populares, que muchos siguen al pie de la letra y otros se oponen fuertemente, intentemos comprender las razones de estas reglas relativas al embotellado del vino durante las distintas fases de la luna. Se sabe que la luna es capaz de influir en las mareas y, siguiendo este principio, gracias a su atracción magnética, incluso las sustancias sólidas presentes en el vino son incapaces de asentarse. Por eso preferimos no embotellar cuando hay luna nueva. Otras precauciones que ayudan a mantener alta la calidad del vino son el color de las botellas (deben ser de color oscuro y sin residuos de otros líquidos) y los tapones de corcho. Si eso es tradiciones, desde creencias populares tu odias ciencia, hacer vino es más que una simple operación. Es una verdadera magia que se ha repetido todos los años durante siglos para permitirnos, a los humanos, saborear el néctar de los dioses.

Deja un comentario