Vino sumergido

Vino sumergido, un verdadero tesoro escondido en el abismo

Como nació la idea de este método de envejecimiento del vino

No hace muchos años se encontró en Sicilia, un antiguo ánfora de terracota 900 años que, en su interior, contenía tres litros y medio de vino tinto normando. Este ánfora, perfectamente conservada y sellada con un tapón de corcho, se abrió en San Vito lo Capo y su contenido se ha dividido en varias partes y enviado a diversos laboratorios de investigación enológica de todo el mundo. Y, aunque nadie tuvo el valor de degustarlo, el vino sumergido que había dentro del ánfora logró despertar la curiosidad y despertar el interés de todos.

El mismo destino tuvo el 168 botellas bicentenarias (entre estos había 47 botellas de Champagne Veuve Cliquot Ponsardin) descubierto en 2010 en el fondo del mar Báltico, a una profundidad de 55 metros, frente a las islas finlandesas de Aaland. En este caso, se probó el preciado líquido y los entendidos dijeron que tenía un aroma intenso, con notas de uva, hidromiel, frutas blancas, tabaco y roble. Gracias a este tipo de descubrimientos, la idea de sumergir unas botellas poco a poco se fue gestando en la mente de los viticultores más valientes, para luego sacarlas a la superficie, al cabo de unos años, y evaluar su sabor.

¿Quiénes son los pioneros italianos del «vino espumoso submarino»?

Hay algunos emprendedores que han optado por experimentar con la técnica del vino sumergido. Entre ellos, los productores de vinos Abissi – Riserva Marina di Portofino, los del Finca Paguro, del Lagunare Ornella Molon y el Nautilus CruStorico de la finca Vallecamonica.

La primera en intentar este tipo de conservación del vino fue la bodega. Bisson de Chiavari. El propietario de la empresa, Piero Lugano, hizo empapar el 22 de mayo de 2009, en la prístina bahía del Cala degli Inglesi, a una profundidad de aprox. 60 metros, 12 gaviones con 6.500 botellas. El experimento fue un éxito total. Desde 2010, Gianluca Grilli y Raffaele Ravaglia, dos empresarios de Ravenna, han estado utilizando una plataforma Agip abandonada como bodega para sus vinos de las viñas de Romagna. Fabio Ravizza y Alessandro Corbo también producen el Laguna, vino sumergido en Venecia, en el Laguna de Caorle. Finalmente, el bresciano Alex Belinghieri, sí se sumergió en las aguas del Lago Iseo, con el telón de fondo de Monte Isola su Nautilus CruHistórico, aprovechando las condiciones climáticas y utilizando este método ecológico para preservar las características de este sorprendente vino.

«Cava del mar» para conservar mejor el vino incluso en el extranjero

Otro experimento de este tipo se realizó en Francia, donde Bruno Lemoine, director de la famosa Castillo Larrivet Haut-Brion depositó, con la ayuda de un equipo de buzos, un barril de Burdeos 2009 de 56 litros (Neptune), en el fondo del Atlántico, en la bahía de Arcachon. A los seis meses se abrió la barrica y se degustó el vino, junto con el contenido en otra barrica, igual que la primera y permaneció en el castillo. El el ganador fue el vino almacenado bajo el agua. Raúl Pérez Sketch en Dena, en, también lo probó con excelentes resultados España, Louis Roederer en la bahía del Mont Saint-Michel en Normandía, Francia, Henri Maire en una antigua abadía sumergida en el lago Vouglans, Bodega Gaia en la isla Exo Gonia, en Santorini, Grecia y Mira Winery con sus vinos tintos Napa Charleston Harbor, South Carolina, Estados Unidos. También hay un vino blanco, Corbières, conservado bajo el agua en Champ Des Sœurs (Fitou) por Marie y Laurent Meynadier y en la Abadía de Sainte-Eugénie por Christine y Thibault Cazalet. Por último, también hay que mencionar el laboratorio submarino Envejecimiento bebidas (Lseb) en Plentzia, en la costa del País Vasco, donde se estudia la crianza del vino bajo el agua con la ayuda de cámaras de vídeo y sensores. Aún no se sabe mucho sobre este método de conservación, pero lo que anima a investigadores y aficionados es el hecho de que una botella extraída del mar, después de ser mecida durante mucho tiempo por sus olas, tiene un encanto indiscutible.

Deja un comentario